Cajas de plástico apilables

Cajas de plástico apilables


Cuando se habla de una máquina de alta ingeniería, seguramente en lo primero que se piensa es en automóviles, aviones y computadoras. A veces, contrario a lo que pudiera parecer, los objetos más pequeños y simples tienen más tecnología de la que se cree. Por ejemplo, el clip, uno de los objetos más pequeños y comunes que usamos casi todos los días, fue considerado como uno de los más importantes inventos de siglo. El día de hoy contamos con muchos artefactos e inventos que no se tenían en el pasado, a veces no los apreciamos debido a que estamos acostumbrados a ellos.

Muchas de nuestras actividades que realizamos las hacemos sin darnos cuenta de que las herramientas que usamos son mucho más complejas de lo que pensamos. Cuando almacenamos objetos, por ejemplo, se puede hacer en un recipiente cualquiera, sin embargo, para poder realizar esta actividad de mejor manera, existen recipientes que pueden ser mucho más complejos que una simple caja de cartón. Un ejemplo de ellos son las cajas de plástico apilables, las cuales pueden almacenar y soportar más peso que una caja común, y tienen cualidades y características destacables.

Algunas Cajas de plástico apilables que te pueden interesar


En primer lugar, las cajas de plástico apilables están diseñadas de tal forma en que pueden funcionar mejor si se cuenta con más de una. En conjunto estas cajas son mucho más eficientes debido a que por su estructura, y como su nombre lo indica, pueden apilarse. Esto es muy útil cuando se requiere almacenar muchos objetos. En lugar de tener muchas filas de cajas, por medio de su diseño, las cajas de plástico apilables permiten ordenar y clasificar objetos en forma de columnas, causando que se ahorre una considerable cantidad de espacio.

Las cajas de plástico apilables están fabricadas usualmente por polietileno de alta densidad a inyección. Dicho proceso consiste en inyectar a un molde el polímero en forma líquida, lo cual supone que el producto sea fabricado en una sola pieza. Esto puede parecer algo irrelevante, y el proceso que se realiza podría parecer innecesario, pero lo cierto es que, gracias a que la caja se hace en una sola pieza, es que ésta puede soportar peso, golpes y rayones. Debido a que la caja no está unida a otras piezas, anexadas por remaches o tornillos, los puntos de tensión que se pueden imprimir en el objeto son mínimos, y esto contribuye a que obtenga sus características.

Por otro lado, los interiores y exteriores de las cajas de plástico apilables son lisos. Esto también parece una nimiedad, pero esta simple cualidad permite que la presión que se pueda ejercer sobre el objeto se aminore. También, al ser lisas, las cajas son más fáciles de lavar, y los líquidos y la suciedad será más difícil que quede impregnada en su superficie.

Incluso los colorantes que se utilizan en una caja de plástico son seleccionados de acuerdo a ciertas normas y criterios ecológicos. No es lo mismo usar una pintura tóxica que usar un pigmento de origen orgánico, la primera, como es obvio, puede provocar daños a la salud y el medio ambiente, en cambio, la segunda, favorecerá el almacenamiento de alimentos y objetos delicados. Los pigmentos de origen orgánico son tan buenos que incluso proveen de una capa protectora contra los rayos UV. Una caja de plástico en la que se usaron pigmentos orgánicos, puede soportar hasta tres mil horas expuestas al sol sin perder la nitidez de sus colores. Gracias a este tipo de pigmentos, las cajas de plástico pueden incluso ser más resistentes debido a que soportarán más las deformaciones provocadas por el calor y los rayos del sol.

Todo esto se aúna al hecho de que los productos creados a partir del polietileno de alta densidad, son enteramente reutilizables. Cuando éstos terminan su ciclo de vida (que ronda alrededor de los diez años), pueden ser reciclados sin mayor inconveniente, lo cual ayuda al medio ambiente y a la economía del consumidor.

Puede entenderse, entonces, que una caja de plástico no es un simple contenedor más, si nos detenemos a pensarlo, la manera en que fue planeada su construcción la convierten más en una herramienta que en un bote de basura. Por ello, si se quiere almacenar, transportar u organizar algo, es útil entender y conocer las distintas propiedades de los diferentes tipos de plásticos y contenedores con los que se puede realizar estas actividades. Al escogerse un artículo como este, es necesario saber que entre mejor sea la calidad de un producto, mucho más fácil será el desempeño y la productividad del mismo, por ello es muy recomendable adquirir este tipo de contenedores.

En Contenedores de Basura Zuma sabemos que es importante realizar estas actividades de la mejor forma. Por ello hemos seleccionado un catálogo extenso con las mejores marcas y productos a nivel nacional e internacional. La mayor parte de nuestros artículos son de tipo abatible y en algunas ocasiones también son anidables (que pueden contenerse uno dentro del otro), los materiales que usamos son resistentes y de la más alta calidad, generalmente polietileno de alta densidad.

Además, en Contenedores de Basura Zuma, nos preocupamos porque el cliente esté satisfecho, así que, en la mayoría de los casos, nuestro servicio a domicilio es gratuito. También contamos con personalización de contenedores por medio de etiquetas y atención al cliente en horarios muy flexibles. Así que, si tienes pensado adquirir una herramienta tan útil como los son los contenedores de alta calidad, no dudes en contactarnos.

Contáctenos hoy mismo

Revisar el catálogo

Acaba de agregar este producto al carrito:

Equipo de Zuma:
Mariel Mendieta
442 590 4593
Lourdes Hernández
442 126 1794

Los Cabos
Gabriel Arias
664 440 6396
Fuera de Horario
442 226 5031