Cajas de plástico, una solución a cada necesidad

cajas de plastico
Las imágenes son meramente ilustrativas, y no siempre formarán parte de nuestro catálogo de productos.

Compartir

Cajas de plástico, una solución a cada necesidad

Categoría: Blog Comentarios: 0

Emplear cajas de plástico es una de las maneras más prácticas y eficientes para el almacenaje y transporte de productos de cualquier tipo. Gracias a la demanda de estos productos y a los avances aplicados a sus características constructivas, hoy en día es posible encontrar en el mercado una extensa variedad de cajas de lo más diversas para adaptarse a distintas necesidades. En esta ocasión, les escribimos sobre algunas de las principales características que presentan, para que cuenten con una guía que les permita elegir aquella que satisfaga de mejor manera sus exigencias.

Las cajas plásticas son en estricto sentido, embalajes reutilizables que actualmente se fabrican en distintas dimensiones, diseños y colores para ofrecer una solución eficiente a distintas necesidades de almacenamiento y transportación. Es posible encontrar desde las clásicas cajas que cierran herméticamente hasta aquellas con perforaciones para favorecer la ventilación de los productos que contienen, las apilables para la economía de espacio y las desarmables, para guardarlas sin ninguna complicación cuando no se encuentran en uso.

Esta diversidad hace posible encontrar una que se adapte perfectamente a las necesidades de cada entorno en que será utilizada, sin embargo, para elegir correctamente se recomienda hacer un análisis de necesidades y a partir de esto, determinar qué características debe reunir la caja para cumplir la función para la que esté destinada.

Para comenzar conviene identificar que las cajas de plástico son una alternativa que ofrece beneficios a diferentes niveles en comparación con otras opciones de embalaje, ya sea para almacenamiento o para transportación. En primer lugar se encuentra que son más amigables con el medio ambiente, esto gracias a que los materiales utilizados en su fabricación son reciclables y a su alta durabilidad.

Por otro lado se encuentra la ingeniería aplicada en su diseño, la que las hace adecuadas para soportar cargas de distinto tipo sin presentar daños y requiriendo un mantenimiento mínimo para conservarse en buenas condiciones. Además, se comercializan en una gran gama de colores, lo que puede contribuir a facilitar las tareas de organización e identificación en el entorno en que se implemente su uso, así como a la construcción de una imagen más sólida.

Por si esto fuera poco son más fáciles de limpiar que otros materiales, no absorben humedad y no guardan olores, esto por no ser porosas, lo que facilita mantenerlas limpias y conservar la higiene, evitando el desarrollo de microorganismos que puedan comprometer las operaciones del entorno donde sean utilizadas.

La economía de espacio que permiten es otra de las ventajas que tienen las cajas plásticas frente a otras de materiales distintos, ya que se pueden apilar o en algunos casos, desarmar, y la durabilidad de los materiales empleados en su fabricación permiten que incluso puedan tener un tiempo de vida útil de diez años.

Por otra parte se encuentran los beneficios que a nivel comercial y de imagen pueden tener para el entorno que decida implementar su uso, gracias a que facilitan la personalización con logotipos y la elección de colores que pueden corresponder con los colores empresariales, favoreciendo la consolidación de una imagen corporativa, sin mencionar que esto ayuda también en las tareas de identificación de los productos que contienen.

Una vez que se ha tomado la decisión de implementar el uso de cajas plásticas es necesario que se seleccionen sus características específicas, puesto que cada modelo disponible en el mercado está diseñado para soportar un tipo de carga y por un mal uso es posible que sufra daños.

La principal diferencia entre las cajas se encuentra en su tamaño y encontramos así las jumbo, ideales para aquellos entornos en que se requiere almacenar cargas pesadas. Para facilitar su manejo este tipo de cajas suelen fabricarse con asas ergonómicas y sus construcción se piensa especialmente para resistir la fatiga, y se encuentran disponibles en modalidad cerrada, para mayor protección a los productos, o calada, para aquellos que requieran de ventilación.

Otro tipo de cajas son las industriales, de las que destaca su robustez. Las cajas industriales cuentan con un diseño para soportar cargas muy pesadas y resistir el uso rudo. Al igual que las cajas jumbo, las industriales tienen asas para facilitar su manejo. Por su lado, las cajas multiusos son las más versátiles y las que se encuentran más comúnmente en entornos de todo tipo.

Se trata de cajas de gran resistencia cerradas o caladas según las necesidades del entorno en cuestión y se subdividen según la aplicación específica para la que fueron diseñadas, como en cajas fruteras, cajas enfilables, cajas agrícolas, cajas ganaderas, cajas con bisagras y tapa, cajas colapsables y canastas especiales para productos como leche o fresas o pollitos. En esta categoría de cajas multiusos también se incluyen las cajas con asas y las cajas con divisiones interiores, todas ellas disponibles en distintas capacidades, dimensiones y colores.

Existen diferentes tipos de plásticos empleados en la fabricación de objetos de lo más diversos pero en el caso de las cajas es el polipropileno el más comúnmente encontrado. Este plástico es altamente resistente pero es necesario tener en consideración que adquirir una caja de polipropileno no es garantía de que sea adecuada para cualquier uso, es necesario evaluar la capacidad de las cajas en lo que respecta a carga, número de unidades que se pueden apilar y los sistemas de almacenaje con los que son compatibles.

La correcta elección de cajas es lo más básico para que implementar su uso sea realmente una buena medida, también se requiere de una serie de cuidados y mantenimientos para conservarlas en buenas condiciones, y cumplir con los requerimientos de operación que regulen el entorno de almacenaje o transporte.

Las tareas de limpieza habituales con un lavado suelen ser suficientes para conservarlas en buen estado y son clave en aquellos entornos en que se trabaja con alimentos y animales. Además de la higienización de las cajas, se recomienda llevar a cabo de manera periódica una inspección del estado de estos elementos de embalaje para comprobar el estado en que se encuentran, y en caso de que se detecte algún daño, se pueda reemplazar de manera oportuna la caja dañada por una nueva. En este punto conviene recordar que los plásticos pueden reciclarse, por ello les sugerimos disponer las cajas que no se encuentren en condiciones adecuadas para emplearse al reciclaje.

En futuras publicaciones en este blog les presentaremos algunas recomendaciones para la elección de cajas para entornos específicos. Les recordamos que en Cajas y Contenedores de Plástico Querétaro, contamos con una extensa variedad de cajas de plástico de la más alta calidad, para conocer los productos que ponemos a su alcance visiten nuestro catálogo en línea o bien, pónganse en contacto con nosotros para solicitar asesoría en la elección de las cajas que se adapten de mejor manera a sus necesidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Equipo de Zuma:
Mariel Mendieta
442 590 4593
Lourdes Hernández
442 126 1794

Los Cabos
Gabriel Arias
664 440 6396
Fuera de Horario
442 104 9013