Cajas plásticas o cajas de madera, ¿cuáles son las mejores?

cajas plasticas
Las imágenes son meramente ilustrativas, y no siempre formarán parte de nuestro catálogo de productos.

Compartir

Cajas plásticas o cajas de madera, ¿cuáles son las mejores?

Categoría: Blog Comentarios: 0

Para el almacenaje y transporte de productos es necesario el uso de cajas para proteger los productos y facilitar todo el proceso, sobre todo para la industria agrícola, donde las más comunes son las cajas plásticas o de madera, cada una tiene diversas características.

Les damos nuevamente la bienvenida al blog de Cajas y Contenedores Plásticos, en este espacio les compartiremos temas de interés relacionados con los productos que ponemos a su disposición. En esta ocasión les hablaremos sobre las diferencias entre las cajas de madera y las plásticas, para determinar cuáles son la mejor opción en la industria agrícola.

Las cajas son herramientas fundamentales en la industria agrícola para el almacenamiento y transporte de los productos, sin que se maltraten o dañen. Popularmente se utilizan cajas de madera, que por lo general son de pino, una madera blanda muy económica y fácil de obtener, pero en las últimas décadas cada vez han ganado más popularidad las cajas fabricadas con plástico, debido a las ventajas que ofrecen a los productores agrícolas.

La principal diferencia que existe entre las cajas de madera y las cajas de plástico es el ciclo de vida de cada una, este se determina por las veces que puede usarse para el empaque, traslado y venta de los productos. El ciclo de vida medio de las cajas de madera es de 30, pero esto puede variar dependiendo el producto y el tipo de transporte utilizado.

Por su parte, el ciclo de vida medio de las cajas plásticas supera los 100, ya que no se ven afectadas por el tipo de producto agrícola que transporten o el medio de transporte donde se trasladen, ya sea por tierra, aire o mar. Puesto que, al ser de un material inorgánico, la corrosión, la humedad u otros factores ambientales le afectan. La única forma que lleguen al fin de su vida útil es que se rompan, pero esto solo suele suceder si existe un mal manejo o sufren de impactos de alta energía que fracture el plástico. Aunque esto también dependerá de la calidad y el tipo de polímero utilizado para la fabricación de la caja.

Otra de las diferencias entre las cajas de madera y las cajas de plástico es la cantidad de producto que pueden almacenar. Las de madera se fabrican de una medida estándar, por lo que en muchas ocasiones hay cajas que no se ocupan al cien por ciento, dependiendo del tipo de producto. En cambio, las cajas de plástico, al estar hechas con un material que es fácilmente moldeable y muy versátil, están fabricadas en diversos modelos y tamaños que pueden adaptarse a cualquier necesidad.

De igual manera existen en diversos diseños, desde la que tiene forma de rejilla que permiten la ventilación de los productos y que no se acumule la humedad, o hasta las que son totalmente cerradas y con tapa para evitar posibles contaminaciones. Con capacidades desde diez kilogramos, hasta los 70 kilogramos de productos.

Otras de las diferencias las encontramos en el peso de las cajas. Las de madera, a pesar de ser de un tipo de madera suave, suelen pesar alrededor de un kilo y medio, lo que significa que por cada cien cajas se agrega a los transportes 150 kilogramos de peso, más la cantidad del peso de los productos, haciendo que se gaste más combustible durante el transporte y el limite de cajas por vehículo es menor.

Por su parte, las cajas plásticas pesan mucho menos, ya que los polímeros tienen una menor densidad que otros materiales. Además, por los diversos diseños de las cajas, se puede reducir aún más su peso, lo que permite transportar un mayor número de cajas por vehículo, ahorrando combustibles y aumentando las ganancias.

El peso de las cajas también afecta en el almacenamiento, que regularmente se hace en anaqueles que tienen un limite en el peso que pueden cargar; al reducir el peso con cajas de plástico se puede aprovechar mejor el espacio de los anaqueles, apilando más contenedores sin temor a que el anaquel sufra daños por carga excesiva.

Para el caso en específico de los productos agrícolas, las cajas de madera y las plásticas también tienen diferencias significativas. La madera al ser un material biológico suele absorber agua, por lo que durante el transporte y almacenamiento en largos periodos, puede afectar la calidad de los productos, reduciendo su nivel de hidratación. De igual manera existen los que se conoce como “riesgo biológico”, es decir, la madera al ser un material orgánico puede transmitir gérmenes, virus, microrganismos y bacterias, así como pequeños insectos que pueden afectar a los productos y llegar incluso hasta los consumidores finales.

Las cajas de plástico por su parte, son superiores en este sentido. Puesto que al ser fabricadas con materiales inorgánicos sintéticos, no absorben humedad, de hecho suelen repelerla, por lo que mantendrán la hidratación de los productos agrícolas y no afectarán su calidad. De igual manera, no acumula bacterias, gérmenes o cualquier otro tipo de microorganismo o insecto que puede afectar la sanidad de los productos ni la salud de los consumidores.

Una ultima diferencia que existe entre las cajas plásticas y las de madera, es el impacto ambiental que tienen. Para la fabricación del plástico para las cajas se utilizan diversas resinas, hidrocarburos y otros elementos que al ser procesados adecuadamente no generan grandes cantidades de contaminantes, asimismo, el plástico puede ser reciclado en diversas ocasiones por lo que no generará desechos que contaminen el planeta.

Por su parte, para la fabricación de cajas de madera se deben podar grandes cantidades de árboles, disminuyendo la calidad del aire por la falta de producción de oxígeno. Esto a pesar de que en las zonas deforestadas se vuelve a plantar árboles, pero tardarán años en tener el impacto que tenían los que fueron cortados. Existen dos formas de desechar las cajas de madera, la primera es quemándolas, lo que genera contaminación en el aire; la otra es convertirlas en aserrín y utilizarlo para la creación de abono para nuevos árboles.

Como pueden ver en las diferencias que existen entre las cajas de madera y las plásticas, estas últimas son la mejor opción, ya que dan mejores ventajas, son más económicas, resistentes y pueden usarse por más tiempo. Además, no generan contaminantes y no afectan la calidad de los productos.

Por ello les recomendamos que vayan por sus cajas plásticas con los especialistas de Cajas y Contenedores Plásticos, en donde contamos con un amplio catálogo con productos que se adaptaran a sus necesidades. Los invitamos a comunicarse con nosotros para brindarles más información. No olviden seguirnos en nuestras redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Acaba de agregar este producto al carrito:

Equipo de Zuma:
Mariel Mendieta
442 590 4593
Lourdes Hernández
442 126 1794

Los Cabos
Gabriel Arias
664 440 6396
Fuera de Horario
442 104 9013