La gaveta de plastico para la organización del salón de clases

gaveta de plastico
Las imágenes son meramente ilustrativas, y no siempre formarán parte de nuestro catálogo de productos.

Compartir

La gaveta de plastico para la organización del salón de clases

Categoría: Blog Comentarios: 0

La gaveta de plástico es un elemento fundamental y práctico, para mantener la organización de cualquier lugar, pero en esta ocasión nos enfocaremos en la organización de los diversos materiales que se utilizan en el aula de clases, pues en las escuelas la organización es muy importante para poder realizar la labor de educar, puesto que a los más pequeños les ayuda en el establecimiento de rutinas y a la adquisición de autonomía, las enseñanzas sobre el orden que adquieren en casa, las reforzarán en horas escolares, lo que a largo plazo será benéfico en su etapa adulta.

Las ventajas que nos ofrecen estos contenedores son tan variadas que podemos aprovechar de ellas en el aspecto académico, sobre todo en la educación preescolar y primaria, ya que en esa etapa en la vida escolar de los menores, los profesores requieren de gran cantidad de material didáctico para apoyarse en el momento de explicar algún tema en particular, así como para poner a los pequeños ejercicios prácticos.

En esas etapas de la niñez se facilita el aprendizaje, más si se lleva la labor de reforzarlo con diferentes tipos de figuras y materiales, como son: Cartón, papel lustrina de colores variados, plastilinas con diferentes texturas, colores de madera, crayolas, así como bloques de madera o figuras geométricas, debido a que los pequeños en edad preescolar y educación básica de primaria, sienten una atracción natural por el aprendizaje didáctico, con colores llamativos, grandes figuras y actividades de interacción.

Es común encontrar que la mayoría de las escuelas públicas tienen una apariencia muy similar entre ellas. Si entráramos en diferentes salones de diferentes escuelas, podríamos notar uniformidad en la manera en que están organizados los pupitres y mesas, así como la forma en que organizan libros y colores, incluso los colores de las paredes se destacan por ser en tonos de diferentes verdes.

Pareciera como si no se le diera importancia a la personalización para cada salón, sobre todo, si tomamos en cuenta que cada año escolar implica recibir nuevos alumnos, cada uno de ellos con diferente forma de aprender los conocimientos, así como diferentes expectativas. Una buena idea para cambiar la apariencia de las aulas de clase, es apoyándonos de contenedores de diversos tamaños y colores para mantener orden en el salón, pero sin dejar de ser atractivos para los menores.

Las aulas modernas son coloridas y existen diferentes tipos, desde aquellas con asientos móviles que permiten los trabajos grupales, incluso el escritorio del docente puede ir variando su lugar y disponer los asientos en círculo, para posibilitar que todos se hallen con una distancia accesible al docente y brindar una guía si es necesario.

En el inicio del curso, momento que está muy cerca de llegar, parece ser el apropiado para detenernos a reflexionar sobre el tipo de organización que hacemos en el espacio del aula que disponemos.

En preescolar, lo ideal es que cada alumno tenga un contenedor en el que pueda guardar todo el material didáctico que usará durante el ciclo escolar, incluso hay centros de aprendizaje en los que es responsabilidad del menor el cuidar de su contenedor durante el año. Los menores tienen a su cargo el cuidado de sus gavetas, mantenerlas en orden, limpias y en buen estado, también es parte de su evaluación.

La organización y el orden son valores que nos facilitan la vida en casa, como también en el trabajo, en la escuela y en cualquier otra situación. Por ello es de suma importancia que los adultos ayuden a los menores a fomentar el hábito de la organización, desde su cuarto, sus libros, su material escolar, su ropa y sus juguetes.

Educar a los niños para el orden

Los primeros años de vida son muy importantes para inculcar el orden, porque los pequeños son más sensibles a este valor, el niño menor de tres años, suele disfrutar con el orden, de hecho se convierte en una necesidad que le ayuda a mantener cierto control sobre su ambiente y que incluso le aporta estabilidad, en esta edad se puede comenzar por enseñarle al menor a poner sus peluches en una gaveta de plástico, junto con los juguetes que utilizó ese día.

Entre los cuatro y cinco años nos podemos apoyar con contenedores de diferentes colores y tamaños para enseñarles el tipo de objetos que van en cada uno de ellos. En el colegio, los contenedores de tapas de colores diferentes pueden ayudarlos a identificar más fácilmente, cuando las actividades se manejan con juegos y de forma atractiva, siempre serán más eficaces.

A partir de los seis a los ocho años, la interacción por el orden se puede acentuar en objetos que van más acorde a su edad, como organizar las cajas de los videojuegos o el estante donde se colocan sus libros de las diferentes materias.

El docente también se puede apoyar de los múltiples beneficios de las gavetas y poner el ejemplo a los alumnos, organizando el diferente material que se utilice en ese día, desde exámenes, hasta manualidades, que se mantendrán en mejor estado que al aire libre, establecer rutinas también es de gran ayuda para que los pequeños hagan parte de sus hábitos utilizar los contenedores de manera adecuada. Por ejemplo, si es hora de reforzar algún aprendizaje coloreando un dibujo, al término de la actividad deberemos pasar el contenedor para que de manera sistemática depositen los colores y crayolas que hayan utilizado, así llegará el momento en que al término de la actividad, ellos lo relacionarán con el momento de organizar sus colores.

Lo ideal es que el orden de las gavetas también sea parte de la evaluación de los menores, ya sea que cada alumno cuente con una individual o que sea colectiva, pero que al término del día escolar, tengan el hábito de verificar los contenedores para asegurarse de que están ordenados y listos para utilizarse el día siguiente.

En ZUMA, sabemos que el salón de clases es el segundo hogar de menores y docentes, además de ser el lugar donde se refuerzan los buenos hábitos. El uso de la gaveta de plástico es de gran ayuda para fomentar la organización y el orden desde tempranas edades. ¡Les invitamos a dar un vistazo por nuestra galería!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Equipo de Zuma:
Mariel Mendieta
442 590 4593
Lourdes Hernández
442 126 1794

Los Cabos
Gabriel Arias
664 440 6396
Fuera de Horario
442 104 9013