Las cajas de plástico

caja-de-bisagras-60-50-con-tapa
Las imágenes son meramente ilustrativas, y no siempre formarán parte de nuestro catálogo de productos.

Compartir

Las cajas de plástico

Categoría: Blog Comentarios: 0

Las cajas de plástico son elementos de gran utilidad para solucionar las necesidades de transporte y almacenaje de productos de diferentes tipos. Se trata de embalajes reutilizables fabricados en diseños y dimensiones diferentes que suelen estar perforados para favorecer la ventilación de los productos que contienen, además son apilables para economizar espacio, y el algunos casos incluso son desarmables. Las cajas plásticas que se encuentran disponibles en el mercado son de lo más diversas y pueden tener apertura lateral, frontal, asas cerradas o abiertas, ser de paredes y fondo lisos o rejados, plegables, apilables o encajables, entre muchas otras características que hacen muy sencillo encontrar una solución para cada tipo de necesidad, ya sea transporte o almacenaje.

A pesar de que existen otras opciones para manejar materiales y productos las cajas fabricadas con plástico son de usos múltiples y de composición diversa para adecuarse a los requerimientos del entorno donde vayan a utilizarse. Entre las principales características de estos embalajes reutilizables encontramos que cuentan con diseños da vanguardia y se fabrican con tecnología avanzada en materiales que son reciclables, por lo que se trata de elementos que permiten cuidar el medio ambiente. Es gracias a la ingeniería de alto nivel aplicada en su diseño que pueden soportar importantes cargas sin dañarse, son muy resistentes, duraderas y además económicas. Otra característica de estas cajas es que al encontrarse disponibles en diferentes colores pueden contribuir a construir una mejor imagen y facilitar las tareas de identificación y organización en tareas de almacenaje y transporte, además de ser fáciles de limpiar por lo que resulta mucho más fácil mantener la higiene en el entorno que se utilicen en comparación con cajas de otros materiales.

Las cajas plásticas no guardan olores y no absorben la humedad, razón por la cual no propician el desarrollo de microorganismos, siempre y cuando se les de el mantenimiento y limpieza adecuados. Estas cajas pueden apilarse de modo que se ahorra espacio y son fáciles de manejar, por lo que su uso está recomendado en cualquier tipo de industria, en exhibición y en almacenes de distribución impidiendo que los productos se maltraten o dañen. El tiempo de vida útil de una caja de plástico puede ser de hasta diez años y algunos fabricantes ofrece garantías en caso de que la caja presente algún daño a raíz de su diseño o fabricación. Las cajas plásticas además de encontrarse disponibles en una extensa variedad de modelos y colores, pueden personalizarse con la impresión de logotipos, lo que favorece a la consolidación de la imagen de la empresa, e incluso las tareas de identificación necesarias para organizar los productos en algunos entornos.

Ahora bien, para que el uso de cajas plásticas sea una solución para las necesidades de almacenaje y transportación de productos es necesario elegir cuidadosamente el tipo de cajas a emplear. Como ya mencionamos, se encuentran disponibles en diferentes modelos y cada uno de ellos está diseñado especialmente para soportar un tipo de carga específico. Por un lado se encuentran las cajas jumbo, recomendadas para usarse en entornos de cargas pesadas. Las cajas jumbo pueden ser cerradas, fabricadas con material reciclado o virgen y con asas ergonómicas de gran robustez, resistentes a la fatiga por esfuerzos interiores, o caladas, que comparten las mismas características que la cerrada pero se recomienda para utilizarse con productos que requieren ventilación. Las cajas industriales, por otro lado, son de gran robustez y se encuentran reforzadas para soportar cargas muy pesadas, y son especiales para uso rudo. Las cajas industriales cuentan con asas ergonómicas para facilitar su manejo y se encuentran disponibles en diferentes colores para satisfacer requerimientos específicos. También existen cajas multiusos de gran versatilidad y resistencia para aplicaciones en general que puede ser calada o cerrada según se requiera, cajas agrícolas o ganaderas, cajas enfilables, cajas fruteras, canastas especiales para ciertos alimentos, fresas por ejemplo, cajas para leche, cajas colapsables, cajas con bisagras y tapa, cajas para huevos, cajas para pollitos, cajas con divisiones y cajas con asas, todas disponibles en diferentes dimensiones y capacidades.

El polipropileno es el material más empleado para fabricar cajas plásticas y la manufactura de estas es regulada por una serie de normas que determinan las medidas y capacidades de las cajas, ello para establecer el número de unidades que se pueden apilar, almacenar y transportar, pues por lo regular se colocan una sobre otra sobre pallets, cuyas características también se deben tomar en cuenta al momento de decidir qué tipo de cajas se van a usar. La extensa variedad de cajas de plástico existentes hace posible que estos elementos de embalaje se empleen en un gran número de entornos y en tareas de lo más variadas, pero como ya mencionamos, para que su uso sea realmente una buena solución a las necesidades de almacenamiento y transportación, es indispensable que se elija cuidadosamente el tipo de caja a emplear, esto a partir de las características de los productos que contendrá y del volumen de carga, así como las condiciones del vehículo de transporte y de la nave de almacenaje o bodega. Los usos de las cajas de plástico no se limitan exclusivamente a industrias, pueden emplearse también en jardinería, por ejemplo, o bien, para ordenar y almacenar productos en el hogar, de ello que al referirnos a ellas usemos el término de versatilidad.

Mantener en buenas condiciones las cajas es de suma importancia para disfrutar de su máximo tiempo de vida, para garantizar la higiene y reducir los riesgos que pueden derivarse de un mal manejo de las cajas. Para ello te recomendamos limpiar y lavar de manera regular las cajas, principalmente si están en contacto con alimentos y animales, e inspeccionar periódicamente el estado en que se encuentran, ello para identificar el momento en que se requiere reemplazarlas por unidades nuevas. Otra recomendación que no se puede pasar por alto es no superar los rangos establecidos en cuanto a capacidad de carga y número de cajas que se pueden apilar, ya que de ello depende la integridad de los productos, el tiempo de vida de las cajas y por supuesto, la seguridad de quienes las manipulan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Acaba de agregar este producto al carrito:

Equipo de Zuma:
Mariel Mendieta
442 590 4593
Lourdes Hernández
442 126 1794

Los Cabos
Gabriel Arias
664 440 6396
Fuera de Horario
442 104 9013